La patronal logística UNO reclama un tratamiento de servicio público para la distribución urbana

UNO, la Organización Empresarial de la Logística y el Transporte, ha reclamado que el Plan A de Calidad del Aire de la ciudad de Madrid contemple la distribución urbana de mercancías como un servicio público y prioritario. La patronal logística ha hecho pública sus alegaciones al Plan A durante una jornada sobre distribución urbana organizada por su clúster tecnológico, CITET, y el Ayuntamiento de Madrid. En el encuentro, el secretario general de UNO, Francisco Aranda, ha reclamado un calendario de restricciones al tráfico realista y aplicable por las empresas del sector, algo que con el borrador del Plan A no lo hace posible.

El borrador del Plan A da un plazo de sólo un año y medio para que las empresas de logística y paquetería afronten la renovación de casi el 40% de su flota de vehículos si el Ayuntamiento no modifica los plazos para restringir el acceso al área central de la ciudad (es decir a los barrios de Ópera, Embajadores, las Letras, Cortes, La Latina, Sol, Gran vía y Justicia). “Así lo concluye un estudio que hemos realizado en UNO, aplicando los datos reales de nuestros asociados. Además, en 2020 se tendrá que haber renovado el 85% de la flota de vehículos existente para poder repartir en la almendra central de la ciudad. Estamos a mediados de 2017 y eso es inviable. Solicitamos un calendario realista y aplicable”, indicó Francisco Aranda. Y añadió: “Somos los primeros en desear una ciudad menos congestionada y menos contaminada, pero tenemos que lograrlo de una forma racional, porque la zona central de la ciudad requiere del servicio de la distribución urbana para hacer llegar la mercancía a los establecimientos y el reparto del comercio electrónico a los vecinos”.

El periodo de amortización de un vehículo de transporte puede llegar, en algunos casos, hasta los veinte años. Los vehículos con el distintivo B de la DGT, que pueden tener fecha de matriculación en 2014 o 2015, contarán con restricciones horarias y de paso a la almendra central en 2019 y 2020, respectivamente. “Renovar en año y medio el 40% de la flota supone una inversión que las empresas no pueden materializar, por lo que se puede ver comprometida la recuperación económica que está experimentando el sector”, indicó Francisco Aranda.

plan a alegacionesAl mismo tiempo, UNO sostiene que el mercado de vehículos no cuenta todavía con productos que cubran las necesidades que tiene el sector y las exigencias medioambientales marcadas por el Ayuntamiento. Estos dos aspectos hacen que el calendario sea inalcanzable para el sector. Por este motivo, UNO propone que en el caso de tener que establecer una limitación dentro de los plazos establecidos en el calendario del Plan A, esta restricción a vehículos solo afecte a los que no dispongan de distintivo en el año 2020 dentro de la almendra central. Aún así, sería necesario un plan de renovación para las flotas existentes y no se cumplirían los objetivos en 2020, porque incluso con estos incentivos el calendario sería muy ambicioso.

Por otro lado, UNO considera necesarias medidas que fomenten la hibridación y gasificación parcial de vehículos. Al menos, como solución transitoria para vehículos que tienen una antigüedad considerable pero que aún disponen de vida útil por las características de su operativa.

Respecto a la innovación y eficiencia en los procesos logísticos urbanos, UNO coincide con el Ayuntamiento de Madrid en la necesidad de fomentar la colaboración entre las empresas del sector como vector fundamental para poder dar respuesta a las exigencias derivadas del incremento de la actividad que proviene del e-commerce. La patronal logística está de acuerdo con la implementación de microplataformas que puedan ser aprovechadas por los distintos operadores para la distribución de última milla. “Consideramos un buen planteamiento el desarrollo de este tipo de iniciativas, siempre y cuando no derive en que la gestión de estos hubs y el reparto sea realizado por una única empresa”, matizó Francisco Aranda.

Por otra parte, la organización empresarial sostiene que debe ser una prioridad el establecimiento de una red de recarga vehículos eléctricos y suministro de combustibles alternativos, previa a la implementación del mencionado calendario de restricciones o la renovación del parque circulante. Según los representantes de las empresas de distribución urbana de mercancías, la red existente actualmente no es suficiente para el objetivo de renovación de flotas hacia vehículos de energías alternativas perseguido por el Plan A.

Los operadores logísticos y de paquetería han manifestado que están totalmente a favor del desarrollo de medidas que fomenten una disminución de las emisiones en la ciudad. “No olvidemos que, tal y como confirman los datos del Ayuntamiento, el parque automovilístico de la ciudad está compuesto en un 81% por turismos, el 7,7% por vehículos ligeros y el 1,7% por vehículos pesados, con lo cual las restricciones deben ser proporcionales al volumen de vehículos que circulan”, concluyó Francisco Aranda.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *