El Port de Barcelona crece un 15% en contenedores y registra récords históricos de actividad en 2018

El Port de Barcelona ha cerrado el 2018 con resultados récord en los principales indicadores de tráfico y refuerza su rol como principal facilitador de la actividad exportadora, dirigida a mercados cada vez más diversificados y lejanos. Los resultados de 2018 confirman también el impulso de la intermodalidad, con un crecimiento significativo del transporte ferroviario y de las autopistas del mar, que contribuyen a potenciar la sostenibilidad de las cadenas logísticas que pasan por el Port de Barcelona.

Durante el ejercicio 2018, la infraestructura catalana ha canalizado 67,7 millones de toneladas de tráfico total –que integra todas las modalidades de carga- una cifra que supone un incremento del 10% respecto al 2017 y que marca un nuevo récord en la serie histórica del Port.

El resultado ha sido motivado, en buena parte, por la excelente evolución del tráfico de contenedores, el más representativo de la economía del entorno, que ha superado los 3,4 millones de TEU, con un incremento del 15%. Este crecimiento resulta todavía más significativo si tenemos en cuenta que se produce sobre el potente aumento del 2017 (+32,5%), cuando Barcelona se situó como el puerto europeo de mayor crecimiento.

En este apartado, destaca el buen resultado de los contenedores de transbordo –aquellos que son descargados para volver a ser embarcados hacia su destino final-, que aumentan un 35%. También avanza con tónica alcista la carga contenerizada de comercio exterior, muy especialmente las exportaciones. Así, el Port de Barcelona ha canalizado 752.915 TEU de exportación, con un incremento del 6,6% respeto el año pasado. Las importaciones (580.892 TEU) también avanzan con signo positivo, con un aumento del 3,5%.

Mercados más dinámicos

A pesar que China se consolida como el principal socio comercial del Port (el 25% de los contenedores que pasan por la instalación tienen al gigante asiático como origen o destino), destaca la diversidad de mercados que intercambian bienes y productos con la capital catalana. Esta variedad también se observa entre los países que registran un mayor dinamismo en su comercio con el Port: Argelia (+45%), Estados Unidos (+18%), India (+4,4%), México (+12,6%), Vietnam (+27,5%), Tailandia (+18,7%) y Egipto (+14%).

Además de los resultados históricos en tráfico total y tráfico de contenedores, en 2018 se ha producido un tercer récord de actividad: el de los líquidos a granel, que con 15,2 millones de toneladas (sobre todo de hidrocarburos), han crecido un 5,2%. Por volumen, el producto más relevante es el gas natural (+3%), seguido de la gasolina (+12,6%). Los biocombustibles, sin embargo, son el líquido a granel que más ha aumentado (+34,8%).

En cambio, los sólidos a granel y los vehículos han experimentado una cierta reducción de actividad respecto al año anterior. Las mercancías sólidas a granel, con 4,2 millones de toneladas registradas, han disminuido (-4,7%) principalmente por el descenso de las exportaciones de cemento.

Por otro lado, durante el año 2018 el Port de Barcelona ha registrado un tráfico de vehículos de 810.218 unidades, un 3% menos que el ejercicio anterior. A este resultado ha contribuido el retroceso de las importaciones y, en menor grado, el de las exportaciones.

Cadenas logísticas más eficientes y ‘limpias’

El Port de Barcelona también ha registrado resultados récord en cuanto a la intermodalidad y, en concreto, al transporte ferroviario –tanto de contenedores como de vehículos que llegan y salen del recinto portuario- y a las mercancías que transportan las autopistas del mar.

Por un lado, el Port de Barcelona sumó en 2018 un total de 262.379 TEU de transporte ferroviario de contenedores (+7,7%). Este resultado ha hecho crecer la cuota ferroviaria del Port hasta el 13,3%. El tren también ha ganado peso como medio de transporte para la llegada y salida de vehículos a las terminales portuarias. En total, el transporte ferroviario de automóviles ha superado las 263.900 unidades (+11%), resultado que ha elevado la cuota ferroviaria de vehículos al 36,2%. El año 2018 los servicios ferroviarios del Port de Barcelona permitieron ahorrar un total de 55.200 toneladas de CO2.

Las autopistas del mar, líneas regulares que conectan Barcelona con diversos destinos de Italia y del norte de África, han avanzado en 2018 de manera muy positiva y han permitido desviar cerca de 150.000 camiones de las carreteras al modo marítimo, más sostenible en términos económicos y medioambientales. Esta cifra supone un incremento del 7% de las mercancías transportadas por los servicios marítimos de corta distancia que enlazan regularmente con puertos como Civitavecchia, Génova, Savona, Livorno, Porto Torres, Tánger, Argel y Túnez.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *