Costo de envío y manejo de mercancía: los principales problemas de los e-commerce

México está posicionado como el segundo mercado más grande para el e-commerce en Latinoamérica sólo después de Brasil. Por otro lado, de acuerdo con el Informe de gestión 2021 realizado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), los comercios experimentaron un crecimiento de 81% durante el 2020, generando un valor de $316 mil millones de pesos, lo que equivale al 9% del total del comercio minorista del país.

Con ello, el e-commerce ha ofrecido una oportunidad de crecimiento a miles de empresas, particularmente pequeñas y medianas en medio de la pandemia, democratizando el acceso a las oportunidades económicas. Al respecto, según el Estudio sobre Venta Online en PyMEs 2021, 48% de las PyMEs comenzaron a vender en linea tras la llegada de la pandemia y para el 34% vender por internet fue su única fuente de ingresos durante la crisis sanitaria.

La historia de los envíos

Pero para llegar a este punto, el e-commerce tuvo que evolucionar. En los 70, los fabricantes enviaban directamente a las tiendas y en los 80 aparecieron los centros de distribución que realizan la labor de intermediarios entre fabricantes y tiendas; pero ya con el comercio internacional, en los 90, aparecieron importadores y almacenes especializados en productos importados. Posteriormente, se concentraron los productos en almacenes nacionales desde los cuales se surtían a las tiendas.

En el año 2000, con la aparición del e-commerce aparecieron nuevas figuras logísticas como los almacenes urbanos, centros de intercambio y operadores logísticos especializados en procesos de e-commerce. Para 2010, los grandes jugadores del momento empezaron a realizar envíos nacionales en 24 horas o menos, lo que obligaba a todas las marcas a intentar tener tiempos más cortos de entregas.

Desde 2020, la situación derivada de la pandemia ha acelerado la transformación y adopción del mundo digital y del comercio electrónico, provocando que los comercios tuvieran que adaptarse con nuevas alternativas de entrega de pedidos, principalmente en la última milla.

Los retos del envío para las PyMes

Al respecto, Matías Lonardi, CEO de Treggo, startup de logística para e-commerce y empresas comentó que aunque las PyMEs en su mayoría cuentan con almacén propio, diversifican sus servicios de transporte entre propio y tercerizado. Así, el 70% envía mediante servicios de mensajería y paquetería, 42% a través de servicios de transporte y sólo 17% a través de servicios de reparto locales.

Sin embargo, enfatizó alguno de estos métodos puede no ser siempre la mejor opción para las necesidades de ciertas PyMes y sus respectivos clientes. “Se ha observado que las PyMEs consideran que uno de los principales retos es el alto costo de envío. Además del manejo de mercancía, seguido del desconocimiento de cómo incorporar el costo de envío cuando el precio del producto es menor”. 

Ante ello, Lonardi recomienda a las PyMes busquen una empresa de logística de última milla que incorpore tecnología en sus servicios para brindar entregas en el mismo día, eficientes y con trazabilidad en tiempo real de todo el proceso de entrega. Además, una solución basada en tecnología tiene el potencial de reducir costos para los comercios y sus clientes.

“Dado que el comercio electrónico aumentó exponencialmente en 2020, toda la estructura que hizo posible este crecimiento también tuvo que expandirse para mantenerse al día, como la logística y los pagos. Por ello, las empresas necesitan  mantenerse actualizadas y contar con aliados que se hayan podido adaptar a las nuevas exigencias y contribuyan a mejorar el desarrollo del entorno logístico, basándose en tecnología. Cada vez hay más opciones tecnológicas que pueden reducir costos, tiempos e incluso brindar servicios que otros competidores, incluso más grandes, no pueden cubrir”, concluyó Lonardi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *