El Consorcio Microhubs 4.0 propone un modelo de distribución urbana sostenible

Los cambios en los hábitos de consumo están repercutiendo en un significativo crecimiento del comercio electrónico, acompañado de una mayor exigencia en el tiempo de entrega de los productos. Como consecuencia de la pandemia, España experimentó en 2020 un aumento cercano al 45 % respecto al año anterior, representando 3.956 millones de Euros y superando por primera vez los niveles de crecimiento de otros países como Italia (36,9 %) o Reino Unido (32 %), según el análisis de Transport Intelligence.

Otro de los grandes retos de la distribución urbana o DUM se encuentra en el canal HORECA (Hostelería, Restauración y Catering), un sector que cuenta con más de 320.000 puntos de entrega en España y 17.000 puntos en la ciudad de Madrid. Este canal, en su mayoría no organizado, supone una media de 5/6 entregas diarias por establecimiento.

En consecuencia, grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Zaragoza se enfrentan a problemas de congestión y contaminación que exigen soluciones sostenibles en torno al reparto de Última Milla o DUM (Distribución Urbana de Mercancías). 

El consorcio formado por el Clúster de Innovación para la Logística y el Transporte de Mercancías (CITET), el Centro Español de Logística (CEL), everis, Mensos y PiperLab, con la financiación del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para Agrupaciones Empresariales Innovadoras (AEI), consciente de estos retos, ha desarrollado un nuevo modelo para la Distribución Urbana de Mercancías, con un triple objetivo: reducir la congestión y el impacto ambiental, mantener el servicio y la calidad en la distribución y validar su rentabilidad y sostenibilidad económica. 

Un modelo Conectado, Interoperable, Colaborativo y Sostenible, que incluye a todos los agentes involucrados (fabricantes, distribuidores, operadores logísticos y de transporte y administración pública), que se materializa en la creación de una Red de Microhubs urbanos. Se prevé que su aplicación suponga un mayor nivel de ocupación y eficiencia en las entregas, reduciendo hasta un 30% el número de vehículos necesarios hoy.

Una Red que ofrecerá eficiencia a sus usuarios, a través de la consolidación de mercancías en microhubs; sostenibilidad, reduciendo el número de kilómetros recorridos en el reparto y facilitando el uso de vehículos sostenibles; y optimización, resolviendo algunas de los retos actuales del reparto urbano (dificultades de acceso a determinadas zonas y horarios, rutas no rentables, etc.). Estas medidas repercutirían previsiblemente en la reducción del impacto ambiental de la DUM en hasta un 50% por la reducción y reducción del número de vehículos y recorridos. 

UNA RED DE MICROHUBS INTELIGENTES QUE INVITA A LA COLABORACIÓN ENTRE ACTORES 

El proyecto se ha focalizado inicialmente en las cadenas de suministro y flujos de mercancía con mayor volumen y potencial (comercio electrónico y canales no organizados de alimentación y restauración). A través de la aplicación de tecnologías Big Data, Inteligencia Artificial y Machine Learning, se ha dimensionado una Red compuesta por 30 microhubs que, ubicados en zonas estratégicas, darían servicio a toda la ciudad de Madrid: 16 microhubs de paquetería y mercancía no alimentaria y 14 de mercancía alimentaria.

Para la validación y reflexión de los aspectos de negocio, operativos y de gobernanza de esta Red de microhubs, se ha contado con la participación de más de 15 agentes: Ayuntamiento de Madrid, operadores logísticos y de transporte, empresas y asociaciones de fabricación y de distribución, sector inmobiliario, y gestores de infraestructuras y servicios, entre otros. 

La perspectiva tecnológica de la red planteada se basa en un modelo de operación estandarizado que favorezca la interoperabilidad y colaboración entre los distintos actores apoyándose en el uso del estándar de identificación y trazabilidad Standtrack, gestionado de manera neutral e independiente a través una plataforma que conecta cada uno de los microhubs con sus usuarios (fabricantes, distribuidores, operadores logísticos y de transporte,).

RETOS: NECESIDADES Y USO DE SINERGIAS PARA EL REPARTO EN CIUDAD

La filosofía de la red, neutral, multicliente y multimercancía, se basa en un modelo de uso de los microhubs por transportistas y resto de operadores abierto y flexible, en función de sus necesidades. Sus usuarios podrán acceder a servicios de logística directa (recepción, clasificación y expedición), almacenaje, logística inversa (retornos y devoluciones) y servicios de reparto al punto de entrega. El modelo se complementa con otros servicios que contribuyen a reducir el impacto ambiental de las entregas y las entregas fallidas a cliente, como es el caso de la instalación de casilleros inteligentes (lockers). 

Una vez finalizado el proyecto y obtenidos los resultados, se plantean los siguientes retos para hacer realidad la Red de Microhubs: 

–          Recopilar y organizar de manera sistemática los datos relacionados con los flujos de distribución de mercancías en la Ciudad de Madrid. 

–          Alinear la estrategia y las diferentes normativas de movilidad y urbanismo, teniendo en cuenta la evolución de los hábitos de consumo y las necesidades de las actividades logísticas para dar respuesta a estos cambios.

–          Conocer la disponibilidad real de espacios que permitan crear los microhubs en las ubicaciones estratégicas definidas, buscando la maximización de la demanda y la minimización de las distancias de reparto y los costes del espacio, al tiempo que cumplan con los requisitos para esta actividad. 

–          Validar la viabilidad económica del modelo que reflejan los planes de negocio elaborados tanto para la Red como para los microhubs. 

El proyecto da un paso más sobre las iniciativas relacionadas con los Vehículos de Energías Alternativas (VEA) centradas solamente en el transporte, aportando soluciones logísticas para lograr reducir la huella de carbono a través de un reparto de mercancías más organizado y optimizado en la ciudad. Desde CITET se insiste en la necesidad de un cambio de paradigma para impulsar la descarbonización y reducción de la congestión, “nos encontramos en un momento en el que deberíamos plantear un cambio de modelo de ciudad que tenga en cuenta una adaptación mutua de la logística urbana y la ciudad. Este proyecto puede suponer uno de los pilares del cambio, comenzando en Madrid pero pudiéndose extender a todo el ámbito nacional”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *