Las tecnologías para gestión de inventario y mano de obra, claves ante el reto de la falta de repartidores

Zebra Technologies Corporation, empresa innovadora con soluciones y socios que permiten a los negocios mejorar su rendimiento, sostiene que el comercio minorista se ha recuperado en muchos sentidos de las inestabilidades provocadas por la pandemia y se está asentando en una “nueva normalidad”, marcada por el hecho de que las operaciones físicas y digitales son cada vez más codependientes.

Mark Thomson

Los consumidores esperan ahora una experiencia sin fisuras entre las tiendas físicas e Internet y hacen cada vez más pedidos online por la mayor disponibilidad de productos y la comodidad que supone. Sin embargo, un reto al que tienen que seguir enfrentándose actualmente es la escasez de mano de obra en todos los niveles, desde conductores de reparto hasta empleados para las tiendas. Por este motivo, deben estar preparados para hacer más con menos recursos, incluyendo la gestión de entregas irregulares, los programas de reposición o la gestión del inventario. Todo ello, mientras trabajan con múltiples canales y procesos de distribución”, afirma Mark Thomson, Director of Retail & Hospitality Solutions EMEA en Zebra Technologies.

La clave para estar a la altura de las expectativas de los clientes y superar los retos derivados de la escasez de conductores de reparto, en particular, es invertir en soluciones tecnológicas que integren el análisis, la supervisión y la gestión del inventario.

Satisfacer unas expectativas omnicanal en constante evolución

El año pasado, la mayor parte de las compras de los consumidores se trasladaron a plataformas de comercio online o móvil (m-commerce). Ahora, a medida que se van levantando las restricciones provocadas por la pandemia, las tiendas físicas están recuperando parte de la demanda perdida durante el tiempo que se pasó en casa. Los comercios intentan equilibrar el inventario de la tienda online y la física para asegurar que tienen suficiente producto como para satisfacer todos los pedidos. Pero la realidad es que la gestión de las devoluciones de cada uno de los canales crea aún más complejidad. 

Los minoristas que sepan utilizar eficazmente la tecnología para recopilar datos de todas sus operaciones estarán mejor preparados para responder a los aumentos de la demanda y evitar que se vacíen sus estanterías. Si son capaces de analizar las tendencias de las ventas y medir el rendimiento individual de las SKU (Stock Keeping Unit o número de referencia único) de un día para otro o pueden saber cuándo van a producirse retrasos, tomarán mejores decisiones de personal y abastecimiento. El análisis prescriptivo, la visibilidad del inventario en tiempo real y las herramientas de gestión digitalizada de la mano de obra, son vitales para optimizar las operaciones minoristas, ayudando a las tiendas y almacenes a garantizar que tienen el personal y el inventario adecuados en los lugares correctos y en el momento necesario. 

Permitir análisis de stock más precisos 

Gran parte de la tecnología disponible para el sector minorista está madurando a gran velocidad. A medida que las tiendas incorporan más canales digitales, ya san los puramente online o los de compra digital y recogida en tienda (BOPIS), tener una imagen precisa del inventario es cada vez un factor más crítico. Por lo tanto, estos negocios deben estar capacitados para llevar a cabo un recuento inteligente con una cadencia más regular, algo que puede lograrse invirtiendo en soluciones de automatización, dispositivos móviles y software.

Muchos minoristas también están llevando la tecnología, antes reservada al almacén o a trastienda, a la parte delantera de la misma. Por ejemplo, la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) es una solución cada vez más popular para las tiendas de ropa, artículos deportivos y electrónica. El etiquetado con RFID permite una gestión del inventario más rápida y menos laboriosa para realizar recuentos semanales, diarios o incluso en tiempo real, y también puede ayudar a procesar las devoluciones y la reposición de productos de forma más sencilla. Las soluciones RFID están aportando nuevos niveles de visibilidad al stock de las tiendas y mejorando la disponibilidad para los compradores sin necesidad de recurrir a recuentos manuales.

En definitiva, las soluciones inteligentes de gestión de inventario y de personal trabajan conjuntamente para mejorar la productividad de las tiendas, a pesar de los retos externos, como la escasez de conductores de reparto y los picos de demanda. La visibilidad en tiempo real de los datos de ventas y del movimiento de los productos a lo largo de la cadena de suministro permite a los minoristas asignar tareas de forma más estratégica a los empleados adecuados y en el momento oportuno. En última instancia, estas soluciones ayudan a los negocios a tomar mejores decisiones de aprovisionamiento y programación de la mano de obra para garantizar que siempre puedan seguir el ritmo de la demanda de los consumidores, tanto si compran online como en tienda.  

Para más información sobre las soluciones tecnológicas que pueden ayudar a los minoristas a afrontar mejor las crecientes demandas y desafíos que plantea la escasez de conductores de reparto, pinche aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *