El concepto de impresión en 3D cada vez, con más frecuencia se está convirtiendo en un tema de discusión en el entorno empresarial. Las preguntas de suma importancia son ¿cómo aprovechar la innovación de la impresión en 3D? y ¿cómo esta revolución afectará a las compañías?

Cada empresario piensa en su propia compañía y en el futuro desarrollo del negocio. Los fabricantes buscan capitalizar este enfoque y pensar en cómo incorporar la impresión 3D en sus negocios. Sin embargo, las empresas de logística están preocupadas de que tal revolución afecte negativamente a su industria.

Comencemos por definir el concepto de impresión 3D: es la creación de objetos tridimensionales basados en un modelo computarizado. Inicialmente, este fue uno de los métodos de creación instantánea de formas y prototipos. Con la mejora de la precisión en la realización de objetos con las impresoras 3D, se hizo posible fabricar objetos terminados: juguetes, ropa, chocolates, prótesis, etc. Esta técnica encuentra aplicaciones en numerosas industrias, incluida la logística.

¿Producir o imprimir?

Según Machie Tyburchi, jefe del departamento Lean & Process Management del grupo corporativo internacional AsstrA, las compañías manufactureras ven una serie de ventajas en la impresión 3D.

Machie Tyburchi, jefe del departamento Lean & Process Management del grupo corporativo internacional AsstrA

En primer lugar, es una alternativa en la entrega de productos con gran rapidez a los Clientes. Los productos solicitados se imprimen más cerca del Cliente, sin necesidad de transporte a través de miles de kilómetros. En este caso, la impresión 3D se ve como una nueva solución en lugar de lejanos envíos. Los expertos predicen que debido a la impresión 3D, para 2020 el volumen de tráfico desde Asia a Europa disminuirá en un 2-4%. En algunos casos, el tiempo de entrega puede reducirse hasta cinco veces”.

Las compañías también pueden usar la impresión 3D para crear elementos personalizados, teniendo en cuenta las necesidades del Cliente, prototipos o piezas de repuesto que ya no están disponibles en el mercado.

“Otra ventaja para los empresarios es el ahorro en espacio de almacenamiento, continúa Machie Tyburchi. – En el futuro no habrá necesidad de almacenar repuestos y otros materiales, ya que pueden imprimirse “por pedido”.

La última ventaja, que vale la pena señalar, es la resistencia de los elementos impresos. Gracias a la disminución en el número de conexiones entre los componentes de las piezas de repuesto fabricadas, la resistencia de los objetos obtenidos es mayor que la del producto original”.

La impresión volumétrica ofrece grandes beneficios para empresarios y Clientes. ¿Significa esto pérdidas para las compañías de transporte y logística? Consideremos varias opciones.

Transporte 3D

“El hecho es que, si el volumen de transporte disminuye, las compañías de logística sentirán este cambio, – enfatiza el jefe del departamento Lean & Process Management del grupo corporativo internacional AsstrA. – Sin embargo, las compañías de logística idean regularmente nuevos productos que puedan ofrecer a los Clientes en un futuro próximo. Tal servicio podría ser, por ejemplo, la impresión 3D. Un Cliente ordena una pieza de repuesto a una compañía de logística, y la empresa imprime y entrega el producto terminado.

También es necesario recordar que para la impresión 3D se necesitarán suministros y máquinas de impresión, las cuales se entregan de la manera tradicional. Esta es otra oportunidad para las empresas de la industria del transporte y la logística. Mientras más empresarios usen este enfoque, más equipos aparecerán para su transporte.

El siguiente beneficio para las compañías, específicamente la logística, lo constituirá un más barato aprovechamiento de automóviles y medios de transporte, ya que las piezas de repuesto se podrían imprimir en el sitio, a un precio más económico y más rápido”.

El desarrollo de la impresión tridimensional requiere tiempo y recursos financieros. Los dispositivos de compleja impresión son costosos. No todas las compañías pueden adquirir tales equipos y cubrir los costos asociados con la operación de dicha máquina. La producción en masa aún durante mucho tiempo seguirá siendo más barata que la impresión 3D. La productividad de las impresoras 3D es muy baja, ya que estas máquinas están diseñadas para productos individuales y no para la producción en masa.

La impresión 3D es un nuevo enfoque, el cual representa un desafío para las compañías de la industria del transporte y la logística. Posiblemente, con el tiempo, gracias a esta innovación, las compañías de logística tendrán otras oportunidades de desarrollo”, resume Machie Tyburchi.

Más información: AsstrA

error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *