Marruecos considera a España un aliado complementario y estratégico

  • La embajadora marroquí destaca la labor del monarca Mohammed VI en la modernización del país
  • El fortalecimiento de la clase media marroquí como factor de cohesión e integración ha sido clave
  • Infraestructuras, energías renovables, turismo, pesca y agricultura son algunos de los sectores clave de la economía marroquí

La embajadora del Reino de Marruecos, Karima Benyaich, ha participado esta mañana en un desayuno informativo organizado por Executive Forum y Cepsa. Durante el encuentro, celebrado en el Hotel Intercontinental de Madrid, Benyaich y el consejero de Asuntos Económicos y Empresariales de la Embajada han presentado a Marruecos como “modelo de éxito de una economía emergente e inclusiva” y han explicado sus planes estratégicos y su proyección internacional.

La embajadora ha comenzado su discurso destacando que “Marruecos es hoy un país abierto que apuesta por un desarrollo sostenible y que sabe capitalizar sus recursos naturales para convertirse en uno de los mejores destinos para la inversión”. En esta línea, ha elogiado la importante labor del Rey Mohammed VI, señalando que en los últimos veinte años ha conducido al país “por el camino de la modernidad y la economía”. Benyaich se ha referido al monarca como un “rey visionario” que supo trazar una hoja de ruta para el desarrollo de Marruecos, siendo uno de sus mayores aciertos la consolidación de la clase media como factor de cohesión e integración social.

La estabilidad política y económica del país y su posición geoestratégica son algunos de sus principales atractivos como destino de inversión, según han argumentado la embajadora y el consejero de Asuntos Económicos y Empresariales. Durante los años de crisis y ante el escenario de una economía global, Marruecos se centró en el fortalecimiento y desarrollo de sus sectores clave (infraestructuras, turismo, pesca, agricultura, energías renovables…), así como por la cualificación y formación de recursos humanos. Esta apuesta repercutiría hoy en la competitividad creciente de las empresas marroquíes y en su liderazgo y extensión por todo el continente africano, así como en la atracción de la inversión internacional.

La embajadora también ha hecho mención de la solidez relaciones políticas, económicas y comerciales entre España y Marruecos, explicando que su país considera el nuestro un aliado complementario y estratégico, y no un competidor. En este sentido, ha explicado la admiración marroquí por el ‘know how’ español y ha animado a los empresarios a apostar por este país africano como uno de sus principales destinos de inversión. Benyaich ha manifestado así su convencimiento acerca de la consolidación de las relaciones entre ambos países como la base fundamental sobre la que se asienten los vínculos entre Europa y África.

error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *