Baoli potencia la seguridad de sus carretillas con capacidades de elevación de alto nivel

Las bajas como consecuencia de accidentes con maquinaria móvil siguen subiendo, y Baoli, consciente del problema que esto supone, ha ido un paso más allá en materia de seguridad con sus nuevas carretillas elevadoras KBD y KBG.

En un contexto de imparable crecimiento comercial, el sector de la intralogística juega un papel clave. El tránsito de productos dentro de los almacenes exige cada vez más rapidez y productividad, factores que deberían ir acorde a una alta seguridad en la maquinaria, aunque la realidad no siempre es así.

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en 2018 en España se produjeron 43.333 accidentes con baja asociados con el uso de maquinaria móvil (carretillas elevadoras, grúas, excavadoras, puentes grúa, etc.) en el lugar de trabajo. En 2017, la cifra fue de 40.166, de los cuales 503 fueron graves. A pesar de los múltiples avances en el sector de la intralogística, esta cifra lleva años aumentando.

Las empresas, por su parte, son cada vez más conscientes que invertir en seguridad aporta beneficios. Precisamente por eso, Baoli, fabricante de carretillas elevadoras y equipamiento para almacén, ha diseñado sus nuevas KBD y la serie KBG de carretillas elevadoras térmicas equipando estas máquinas con una mayor capacidad de elevación, lo que aporta más seguridad al operario.

Esta característica sitúa las nuevas carretillas elevadoras de Baoli al mismo nivel que las primeras marcas del mercado en materia de seguridad. Como ejemplo de ello, la carretilla contrapesada diesel KBD30 permitirá levantar 3000 quilos de peso a una altura de hasta 5,5 metros con total seguridad.

Para Baoli es fundamental que sus clientes no tengan que renunciar a un factor tan importante como la seguridad por el hecho de buscar maquinaria más económica. Francesco Pampuri, director de marketing de Baoli EMEA, explica que “la estabilidad y la fiabilidad de nuestras carretillas son principios fundamentales de nuestro trabajo”, a lo que añade que “tener carretillas elevadoras con capacidades tan altas significa poder realizar operaciones de manipulación para las cuales, optando por otras marcas, sería necesario cambiar a carretillas elevadoras de mayor tamaño y precio”.

Pampuri también explicó que “las carretillas elevadoras garantizan su capacidad nominal en la configuración básica: a medida que uno se desvía de la configuración, la carga máxima de elevación debe disminuir para mantener la estabilidad de la máquina sin cambios durante el manejo”.

Las nuevas KBD y KBG de Baoli “pueden garantizar altas capacidades incluso divergiendo mucho de la configuración básica”, aseguró Pampuri, que terminó puntualizando que estas nuevas carretillas son adecuadas incluso para aquellos clientes que “no aprovechan al máximo la capacidad máxima de la máquina,

tendrán la oportunidad de confiar en una máquina particularmente estable para garantizar márgenes de seguridad y capacidad de conducción más amplios “.

Baoli es un fabricante de carretillas elevadoras y equipos de almacén que opera en más de 80 países de todo el mundo. La compañía forma parte de KION, el líder del mercado europeo y el segundo mayor fabricante mundial de tecnología de almacén. Baoli es la combinación perfecta entre la ingeniería y la tecnología de un importante grupo global y el pragmatismo y la atención a los costos que es típico de los productos fabricados en el Lejano Oriente. Baoli está directamente presente en Europa, Medio Oriente y África, con una estructura dedicada que sirve a 40 mercados. Baoli EMEA gestiona todos los aspectos de ventas y postventa y tiene un vasto almacén ubicado en Italia, que actúa como el centro de distribución centralizado, con un stock de más de 300 carretillas elevadoras listas para la entrega, y como un área de repuestos, que es uno de los más grandes de Europa con una superficie de más de 11,000 m2.

error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *