Linde Material Handling presenta sus nuevas carretillas eléctricas

Las nuevas carretillas eléctricas de Linde Material Handling alcanzan el nivel de rendimiento de las carretillas térmicas

Energía verde para la manipulación de mercancías

Los nuevos modelos de carretillas elevadoras eléctricas Linde X20 – X35 en el rango de capacidad de carga de 2,0 a 3,5 toneladas son las primeras carretillas eléctricas que igualan el rendimiento y la robustez de las hidrostáticas de Linde, al tiempo que ofrecen las ventajas medioambientales adicionales del funcionamiento con batería. Junto con las también nuevas carretillas eléctricas para aplicaciones estándar (Linde E20 – E35), su concepto está concebido en la misma plataforma que las carretillas de combustión interna (IC) Linde H20 – H35, serie 1202,  lanzadas a finales de 2019. Esto asegura tiempos de entrega más cortos, opciones fácilmente disponibles y un concepto de operación casi idéntico para el conductor.

Cada vez son más las empresas que recurren a las carretillas elevadoras eléctricas para que su intralogística sea lo más sostenible y neutra posible desde el punto de vista climático. Estos vehículos alimentados por baterías no emiten ningún tipo de emisiones durante su funcionamiento y no producen ningún tipo de CO2 perjudicial siempre que la electricidad se genere a partir de fuentes renovables como la eólica, la solar o la biomasa. El único inconveniente de este tipo de propulsión es el hecho de que, para determinadas aplicaciones, las carretillas térmicas siguen demostrando su superioridad. Así era hasta hace poco. “Muchos de nuestros clientes querían pasarse a las carretillas eléctricas, pero no estaban dispuestos a renunciar al rendimiento ya conocido, a la distancia al suelo, a la robustez, a las cabinas de conducción desacopladas y a las características ergonómicas que ofrecen las hidrostáticas de Linde”, afirma Björn Walter, Senior Product Manager Counterbalance Trucks de Linde Material Handling. Además de la sostenibilidad, hay otras razones que hacen atractivo el uso de carretillas eléctricas: la electricidad autogenerada, por ejemplo, que permite que las carretillas funcionen de forma rentable, o los motores silenciosos que evitan la contaminación acústica en las inmediaciones. 

Sin embargo, a la hora de desarrollar una carretilla eléctrica potente y robusta, los responsables del proyecto en Linde Material Handling se dieron cuenta rápidamente de que no sería posible conseguir los resultados deseados simplemente aumentando la potencia. “Por eso decidimos diseñar una serie de modelos completamente nuevos que combinan las características positivas de nuestras carretillas de combustión interna con las ventajas de las carretillas eléctricas tradicionales. Representan una alternativa real para nuestros clientes más exigentes, especialmente los de los sectores de materiales de construcción, bebidas, acero y hierro, papel, madera y reciclaje, donde las aplicaciones son extremadamente exigentes”, informa Björn Walter. “Al mismo tiempo, era necesario disponer de una carretilla elevadora eléctrica estándar extremadamente maniobrable, que, por supuesto, estuviera equipada con todas las nuevas funcionalidades del concepto de plataforma”. De acuerdo con esta idea, Linde ofrece ahora dos series de modelos de carretillas eléctricas en el rango de capacidad de carga de 2,0 a 3,5 toneladas: la serie estándar Linde E20 – E35 y la gama X, especialmente robusta y potente, la Linde X20 – X35. 

Nueva ecuación: E = V

Las carretillas de la serie Linde X20 – X35 son capaces de cumplir con los estándares de rendimiento donde las carretillas eléctricas convencionales alcanzan sus límites. Esto incluye, entre otras cosas, dominar grandes desniveles, lograr altas tasas de manejo a largo plazo y operar en presencia de grandes cantidades de polvo y suciedad.  

Para lograr este nivel de rendimiento, se utilizan motores basados en la tecnología de reluctancia sincrónica (SRM) en ambas series de modelos. Esto mejora la eficiencia de los motores de tracción y de los motores de elevación hasta en un 5%, lo que se traduce en el correspondiente aumento de la eficiencia en general. Otros dos aspectos técnicos destacados elevan la serie Linde X20 – X35 al nivel de rendimiento de una carretilla de combustión interna: en primer lugar, los motores están equipados adicionalmente con imanes de neodimio y, en segundo lugar, la refrigeración por agua de los módulos de potencia garantiza que el rendimiento pueda proporcionarse durante un largo período de tiempo sin ninguna restricción, por ejemplo, en jornadas de varios turnos. 

Las pruebas comparativas basadas en la prueba de rendimiento certificada por el TÜV y desarrollada por Linde MH arrojaron dos resultados clave: “Por un lado, la serie Linde X20 – X35 fue tan potente como la Linde H20 – H35 en términos de manipulación de mercancías y, por otro lado, se comportó significativamente mejor que todos los vehículos de la competencia en lo que respecta al tiempo de manipulación y los costes por pallet movido”, señala el Senior Product Manager.

Para las aplicaciones en exteriores es importante el hecho de que las carretillas Linde X20 – X35 pueden manejar terrenos muy irregulares, al igual que las carretillas de IC. Esto es posible gracias a la larga distancia entre ejes, los grandes neumáticos y los cojinetes de anillo de elastómero utilizados como amortiguadores en el eje delantero. Evitan que las vibraciones y los golpes provocados por las irregularidades del terreno se transmitan al operador a través de las ruedas. En conjunto, esto reduce el estrés físico de modo que se hace posible un alto nivel de rendimiento de trabajo tanto del hombre como de la máquina. Las unidades totalmente selladas o encapsuladas en los compartimentos de la batería y el motor garantizan la impermeabilidad a las partículas de suciedad y polvo. El sistema de iones de litio desarrollado por Linde Material Handling proporciona la energía suficiente: consta de baterías de alto rendimiento resistentes a los golpes y de cargadores de diferentes dimensiones, todos ellos diseñados para ser excepcionalmente seguros.

Múltiples ventajas del concepto de plataforma

Si se requiere una carretilla elevadora eléctrica para su uso en interiores sobre suelos industriales lisos o si los pasillos estrechos de las estanterías dificultan la manipulación del material, se dispone de la versión tradicional de la nueva carretilla elevadora eléctrica. Las dimensiones compactas de los modelos Linde E20 – E35 y el eje de dirección combinado desarrollado por Linde Material Handling permiten realizar maniobras de giro en los radios más pequeños. También se puede elegir entre diferentes opciones de energía: batería de plomo, batería de iones de litio o sistemas de pila de combustible. También se pueden seguir utilizando las baterías existentes. Ahora sólo se necesita una transpaleta para cambiar la batería desde el lateral de ésta.   

Tanto las series de carretillas eléctricas como las carretillas IC de la gama actual de modelos se basan en un mismo concepto de plataforma. Esto significa que los operadores se benefician de una excelente visibilidad entre las secciones del mástil, hacia los lados, hacia atrás y hacia arriba. Al igual que la cabina de protección contra la intemperie con puertas totalmente acristaladas, la mayoría de las demás opciones de la carretilla IC también están disponibles para las carretillas eléctricas. El sistema opcional de aire acondicionado totalmente integrado con sistema de ventilación de ocho boquillas proporciona una potente refrigeración y calefacción para garantizar el confort del operador y, por tanto, una alta productividad en todas las condiciones ambientales, mientras que el sistema opcional de asistencia al conductor “Linde Motion Detection” proporciona una mayor seguridad: Los sensores registran el movimiento detrás de la carretilla y evitan que dé marcha atrás si hay personas u otros vehículos en las proximidades. 

La generación de carretillas serie 12XX también marca la pauta en cuanto a disponibilidad operativa. Los requisitos de mantenimiento de su robusto diseño son bajos debido a su reducida susceptibilidad al desgaste, y los conjuntos esenciales funcionan sin desgaste. Los procesos de servicio en red y el nuevo sistema de gestión de la salud de la carretilla, basado en la transmisión inalámbrica de los datos del vehículo, contribuyen a aumentar aún más su disponibilidad. 

Las piezas intercambiables y el montaje mixto crean ventajas

El concepto de plataforma y el mayor número de piezas intercambiables resultante crean otras ventajas, que van desde el montaje en un transportador mixto común y, por tanto, una logística más sencilla, así como una mayor flexibilidad en caso de fluctuaciones de la producción, hasta la posibilidad de intercambiar componentes entre diferentes modelos y reequipar rápidamente las carretillas de alquiler. Los tres tipos de carretillas tienen una disposición casi idéntica de los elementos de control, lo que significa que los operarios apenas notan cuando cambian de vehículo. Por último, pero no menos importante, las nuevas opciones estarán disponibles simultáneamente para todos los modelos de cada clase de capacidad de carga. Como concluye Björn Walter: “Linde Material Handling es el primer fabricante que ofrece a sus clientes una alternativa de carretilla eléctrica sin compromiso junto a sus carretillas de combustión interna, que siguen siendo las más potentes del mercado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *