Mantenimiento de carretillas elevadoras eléctricas: consejos de los expertos de Baoli para incrementar su rendimiento

  • Comprobar periódicamente el estado de la batería, prestar atención a la tensión de la cadena y la horquilla y chequear el desgaste de los neumáticos es esencial para el cuidado de las carretillas elevadoras, especialmente las eléctricas 
  • Para garantizar un manejo seguro y cómodo para el operario, otro aspecto prioritario del mantenimiento es la revisión de los neumáticos

Los trabajos de mantenimiento en las carretillas elevadoras son fundamentales para minimizar el riesgo de accidentes, garantizar la eficiencia y seguridad de la máquina y mejorar su rendimiento. Todas estas intervenciones, sean ordinarias o extraordinarias, deben ser realizadas únicamente por personal debidamente formado e instruido. Por ello Baoli, fabricante de referencia de carretillas elevadoras y equipos de almacén que opera en más de 80 países en todo el mundo, detalla las comprobaciones periódicas y procedimientos de mantenimiento a realizar para cada carretilla de su gama en el manual de usuario y mantenimiento. Además, su propia red está capacitada para que cada modelo, comenzando desde la transpaleta más sencilla hasta las transpaletas de 10 t de capacidad, se mantenga en un nivel de eficiencia similar al nuevo.

Un mantenimiento adecuado implica una limpieza cuidadosa, especialmente en lugares de trabajo con presencia de partículas abrasivas, como los destinados al procesamiento de metales o cerámica. De hecho, un factor clave es comprobar el estado de desgaste de las horquillas, que suelen sufrir el el degaste prematuro ya que con frecuencia se arrastran por el suelo, así como el alargamiento de las cadenas de elevación. El sistema hidráulico también debe estar siempre en perfecto estado de funcionamiento: es necesario controlar las juntas y, si las tuberías muestran signos evidentes de desgaste, deben cambiarse rápidamente. También es muy importante la correcta lubricación después de limpiar la máquina. Muchas carretillas elevadoras están equipadas con lubrificantes para facilitar esta tarea. Igualmente, se debe prestar la máxima atención a las conexiones eléctricas, que deben mantenerse limpias, teniendo cuidado de revisarlas solo después de quitando la carretilla de la tensión eléctrica. 

“El mantenimiento de la carretilla elevadora es fundamental para salvaguardar la eficiencia y funcionalidad de este tipo de máquina, así como la salud de los trabajadores —explica Paolo Poscia, director de posventa de EMEA en Baoli—. Estas inspecciones deben ser realizadas por personal cualificado y de la forma más meticulosa posible”.

El mantenimiento de la batería también juega un papel clave: partiendo de las tareas básicas, que implica rellenar periódicamente el agua perdida durante la recarga, comprobar el estado de las conexiones o de las posibles fugas de ácido —que a menudo sucede por operaciones de recarga inadecuadas— y controlar la densidad del electrolito. A continuación, se debe prestar la máxima atención durante la fase de carga de la batería, que debe combinarse con el cargador de batería adecuado y realizarse en un local adecuado. Además, no se debe olvidar nunca que las baterías que no se utilicen durante periodos prolongados de tiempo deben almacenarse completamente recargadas y llenarse de nuevo después de algunas semanas de inactividad. Todas las operaciones de mantenimiento ordinarias y extraordinarias deben implicar el uso de repuestos originales Baoli para garantizar el mantenimiento de su rendimiento y de la certificación CE según la Directiva de Máquinas 2006/42 / UE y las normas europeas específicas de producto.

Otro aspecto prioritario en el mantenimiento de las carretillas elevadoras eléctricas radica en los neumáticos, que son la única parte de la máquina en contacto con el suelo. Los neumáticos de una carretilla elevadora no solo proporcionan el agarre necesario para la tracción y el frenado, sino que también son un elemento importante de confort de las carretillas, ya que constituyen el único elemento de amortiguación entre el suelo y el automóvil, dado que las carretillas elevadoras, a diferencia de los automóviles, no tienen suspensiones. Además, el neumático de una carretilla no solo debe soportar el peso del vehículo en sí, sino también el peso de la carga que se transporta. Por lo tanto, es esencial reemplazar los neumáticos gastados o dañados lo antes posible para garantizar un manejo seguro y cómodo para el operario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *