Desde el 1 de enero del 2020, para los buques marítimos entró en vigor una resolución para reducir el contenido permisible de azufre en el combustible de 3.5% a 0.5%. La medida fue adoptada en el contexto de la agravante situación ambiental en el mundo.

El transporte por carretera también está experimentando una transformación. A partir del 2020, se garantizará una reducción anual de las emisiones de dióxido de carbono en un 3%. Para el 2025, las emisiones de CO2 de los camiones se reducirán en un 15% y para el 2030, en un 30% en comparación con el nivel del año 2019.

El número de envíos por carretera aumenta anualmente. Según estimaciones preliminares, el indicador crecerá un 60% para el año 2050. Las compañías fabricantes de automóviles ya están siendo multadas por cada gramo de dióxido de carbono que excede el límite. No pasará mucho tiempo para que los representantes del sector logístico enfrenten multas similares.

Para reducir las emisiones de CO2, las empresas de transporte están considerando el uso de herramientas del Internet de las cosas (ing. Internet of things – IoT). Según estudios de la compañía británica de telecomunicaciones Inmarsat, el 44% de las empresas de transporte y logística eligen el control ambiental. El 65% de los representantes de esta industria planean hacer que el desarrollo sea sostenible mediante la implementación del Internet de las cosas.

Al utilizar el Internet de las cosas, las empresas de transporte y logística controlan mejor sus flotas. Gracias a los rastreadores GPS con soporte del IoT, las compañías siguen la ubicación de los medios de transporte en tiempo real. Además, basado en información precisa con geolocalización, el planificador selecciona los pedidos para el viaje de regreso con una cantidad mínima de recorrido sin carga. Como resultado, debido al uso competente de la flota de vehículos y el combustible consumido, hay una reducción en las emisiones de CO2.

Vitaliy Eremenko

Vitaliy Eremenko, subdirector de gestión operativa para el transporte por carretera de AsstrA, comparte sus comentarios: “El grupo de especialistas de AsstrA se esfuerza por organizar el recorrido con carga de los medios de transporte en ambas direcciones. Los viajes de ida y vuelta, en contraste con el transporte solo de ida, tienen varias ventajas. Debido al uso racional de los equipos rodantes, se reducen las emisiones al medio ambiente de CO2. No hay recorrido sin carga durante el viaje de ida y vuelta, lo que afecta positivamente en el cálculo de las tarifas finales para los Socios. Además, la lealtad de los Socios transportistas que están interesados en el uso racional de la flota está aumentando”.

Con la ayuda de las soluciones TI, un equipo de especialistas de AsstrA organiza el transporte por carretera respetando el medio ambiente. Para reducir el recorrido sin carga, el programa «Casillero del Proveedor» está configurado de tal manera que las compañías registradas pueden ver los pedidos vacantes dentro de un radio de 100 km desde el lugar de descarga.

El proyecto “AsstrA Supply Chain Visibility” recopila información sobre la geolocalización de los medios de transporte en tiempo real a través de numerosos proveedores de GPS. En función de los datos de ubicación y tiempo de permanencia del medio de transporte, el sistema ofrece una subsiguiente carga disponible para minimizar el tiempo de inactividad y el recorrido sin carga.

AsstrA se esfuerza en optimizar los procesos comerciales, incluso mediante el uso de herramientas de IoT. El objetivo que estamos persiguiendo es utilizar racionalmente los recursos. Tanto naturales, reduciendo el daño al medio ambiente, como económicos, proporcionando a los Clientes tarifas competitivas en rutas óptimas”, resume Vitaliy Eremenko.

Más información: Asstra

error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *