Nueva gama completa de barras antiempotramiento homologadas

POMMIER, especialista en carrocerías industriales, está por fin preparado y ofrece una gama completa de barras antiempotramiento conformes con el reglamento ECE R58.03, cuyo primer modelo estuvo disponible en 2018. 

Una gama completa que responde a todas las necesidades

Fijas, retráctiles (inclinadas u horizontales), elevables (manual o hidráulicamente), de tubo de aluminio o acero, redondo o cuadrado… Más de 100 modelos para vehículos ligeros, industriales, remolques y semirremolques componen la nueva gama POMMIER de barras antiempotramiento homologadas R58.03.

Los carroceros tienen a su disposición más de 100 soluciones de protección trasera para garantizar que sus nuevas matriculaciones, independientemente del tipo de vehículo, cumplan con el reglamento europeo que entró en vigor el 1 de septiembre de 2021.

La experiencia POMMIER al servicio de los fabricantes

POMMIER lleva casi 80 años diseñando, fabricando y distribuyendo accesorios y equipos para la carrocería industrial. A lo largo de estos años, el grupo ha desarrollado una maestría, una capacidad de innovación y unas competencias tecnológicas altamente especializadas que le han permitido anticiparse a las necesidades de los profesionales y apoyarlos en la evolución de su profesión.

El desarrollo de la nueva gama de barras antiempotramiento demuestra la determinación de POMMIER de no comprometer nunca la calidad ni el cumplimiento de las normas y reglamentos más exigentes.
La principal preocupación de POMMIER era encontrar el mejor compromiso entre una mayor resistencia mecánica, unas limitaciones de posicionamiento y deformación más severas, y un perfecto control de los pesos y los costes… garantizando al mismo tiempo el confort y la seguridad por los que son conocidos sus productos.

Una producción completamente reorganizada

La fabricación de las nuevas barras antiempotramiento R58.03 fue la ocasión de emprender grandes obras de remodelación en la fábrica de POMMIER de Dives-sur-Mer (Calvados).
En esta ocasión se destinó una importante inversión para replantear la organización de la planta, teniendo en cuenta los imperativos de fluidez, productividad y bienestar en el trabajo. El resultado es un edificio de 1 600 m² completamente renovado y rediseñado conforme a las limitaciones que imponen los cambios en la normativa europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *