Las ofertas de cargas recuperan el pulso en junio pese al duro golpe del coronavirus en el transporte español

Wtransnet, analiza la evolución del transporte durante el primer semestre de 2020.

Con el cierre del primer semestre de 2020, en el que Wtransnet ha registrado casi 1,7 millones de ofertas de cargas con origen y/o destino España, y después de varios meses de incertidumbre con la irrupción en Europa del coronavirus, la bolsa de cargas y camiones líder en la Península Ibérica constata el retorno paulatino de la actividad con un repunte notable del número de ofertas de cargas en las últimas semanas.

Ha sido, sin duda, una primera mitad de año marcada por la pandemia y la consecuente paralización de la actividad comercial cuyo brusco descenso se prolongó hasta Semana Santa, periodo en el que las restricciones alcanzaron su punto álgido. Una tendencia a la baja que hemos visto en las ofertas de cargas para el transporte nacional, así como para la exportación y la importación.

Las exportaciones españolas se estabilizan en “la nueva normalidad”

Las ofertas de cargas para la exportación han registrado un descenso del 38% en la bolsa de cargas de Wtransnet durante el primer semestre del año, si lo comparamos con el mismo periodo en 2019. Circunstancia que se explica por la incidencia de la pandemia en Francia, uno de los países más castigados por la crisis y nuestro principal mercado de salida. Ello ha supuesto que hayamos cerrado junio con un 37% menos de ofertas de cargas con destino Francia, si lo comparamos con el primer semestre de 2019.

Una situación que se está revirtiendo, tanto en el país galo como en el resto de destinos, habiéndose registrado en junio cerca de 60.000 ofertas de cargas, muy cerca de los valores de 2019.

Se dispara la recuperación de las importaciones

Las ofertas de cargas para la importación marcaron números positivos al comienzo del 2020 en la bolsa de cargas y camiones de Wtransnet, pero las caídas registradas en marzo y abril hacen que el balance del primer semestre sea negativo, con un 32% menos de actividad con respecto al año pasado.

Sin embargo, y pese al comentado descenso de marzo y abril, la curva cambió de dirección a partir de mayo y desde entonces no ha dejado de crecer, registrándose en junio un 50% más de cargas que en el mes anterior. Se afianza así el efecto rebote una vez superada la parte más dura la crisis.

El transporte nacional asoma de nuevo la cabeza

A nivel doméstico, las ofertas de cargas con origen y destino España han sufrido una reducción del 32% con respecto al mismo semestre del año pasado. Pese al buen inicio de año, los meses de marzo y abril fueron críticos, coincidiendo con el parón total de Semana Santa y los momentos más duros de la crisis. Durante este periodo se llegó a registrar un 64% menos de cargas que en el mismo periodo de 2019, situación que se mantuvo durante algunas semanas.

Sin embargo, la situación parece remontar y el transporte interior en España vuelve a respirar, prolongándose dos meses consecutivos de aumento de demanda.

Han sido semanas extremadamente complicadas y las secuelas serán duras. Pero la vuelta al trabajo es un hecho y cada día que pasa se consume una etapa más hacia una situación mucho más halagüeña para el transporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *