Manel Villalante (Renfe) advierte que “es difícil gobernar el nuevo paradigma de la movilidad siguiendo los criterios del modelo anterior”

  • Destaca que el transporte público debe seguir siendo el eje vertebrador de las ciudades
  • Sugiere el desarrollo de una plataforma única que integre a todos los actores y formas de movilidad
  • Actualmente se está dando un aumento cualitativo en la demanda de movilidad

El director general de Estrategia y Desarrollo de Renfe, Manel Villalante, ha participado en un desayuno organizado por la Asociación Española del Transporte (AET) y Renfe. Durante el encuentro, celebrado en el Instituto de la Ingeniería de España, Villalante ha analizado y explicado su visión sobre la movilidad urbana en las ciudades inteligentes. José María Pérez Revenga y Juan Manuel Martínez Mourín, presidente y vicepresidente de la AET respectivamente, han acompañado al director general en su intervención.

Villalante ha comenzado su ponencia reflexionando acerca del concepto de movilidad, entendiéndola como “un servicio público y necesario para la comunidad”. Así, ha planteado que nos encontramos ante un cambio de paradigma urbano y de movilidad, en el que la inmediatez, la rapidez, la facilidad, la omincanalidad, el entorno digital y la conectividad absoluta son los protagonistas. En el contexto de estas ciudades inteligentes, el “dato es el combustible”, por lo que la transformación digital continuaría siendo una de las grandes impulsoras de este cambio de mentalidad y de ordenación.

Pese a que la concentración de la población en las ciudades va a seguir creciendo y será cada vez más rápida y acentuada, Villalante ha advertido que “no podemos romper con un modelo ya existente que ha costado tantos años construir”. De este modo, ha recomendado armonizar e integrar esta “Movilidad 4.0” con el sistema de transporte ya establecido, adaptándolo poco a poco a las nuevas demandas, pautas, regulaciones y modelos de gobernanza. En este sentido, ha hecho hincapié en la necesaria colaboración público-privada, ya que “es muy difícil gobernar el nuevo paradigma de la movilidad, en el sentido amplio, siguiendo los criterios del modelo anterior”.

Según el director general, en estas ciudades inteligentes se estaría produciendo un aumento cualitativo de la demanda de movilidad. Este hecho se vería impulsado, además, por una mayor concienciación, madurez y sensibilidad de la población con respecto a problemáticas como la contaminación, la saturación y la salud pública. Como ejemplo de ello, Villalante se ha referido a la racionalidad con la que muchas personas ahora estarían dispuestas a “dejar el coche” en favor de otras opciones de movilidad.

En este nuevo paradigma de movilidad urbana, ha recomendado concebir la “movilidad como servicio”, y no solo como una infraestructura, pese a que esta es necesaria. Por este motivo, ha incidido en que el sistema de transporte público debe seguir siendo el eje vertebrador de la movilidad de las ciudades, por lo que este debe aprovechar todos los últimos avances tecnológicos para formar parte activa de un nuevo ecosistema determinado por la intermodalidad. A juicio de Villalante, la solución más deseable para integrar esta diversidad de formas y actores de movilidad sería la de una única plataforma que los coordinase a todos. Por esta razón, ha advertido que “no hay que ver a los nuevos actores como competidores”, sino que como colaboradores.

error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *