Volvo Trucks da la clave para administrar la velocidad en ruta

Cuando se tiene que cumplir con un tiempo de entrega concreto resulta tentador aumentar la velocidad y olvidar el elevado gasto de combustible que este impulso puede significar. En estas situaciones Volvo Trucks sabe que es clave ajustar la velocidad media y la velocidad de crucero para ganar una mayor rentabilidad en las rutas.

Los transportistas se encuentran continuamente con el reto de hacer no solo una entrega correcta dentro de un tiempo estipulado, sino que también deben hacerla por medio de la conducción más eficiente. Volvo Trucks comprende que cuando se conduce un camión con un tanque de 800 L o más de carburante, con un coste de entre 900 y 1.000 euros por tanque, el ahorro de combustible se convierte en un pilar fundamental para sus clientes, el cual se puede favorecer a través de la conducción.

Ajustar la velocidad de crucero promedio, en función de la duración del viaje y del número de entregas que se realizan por día, es una manera fácil de lograr algunos ahorros significativos. En un transporte regional de larga distancia donde el conductor trabaja durante aproximadamente diez horas y descarga de cuatro a diez veces al día, la velocidad habitual es de 60 km/h, lo que nos lleva un total de 600 kilómetros por día. En este tipo de tareas no resulta rentable conducir a una velocidad de crucero alta, una velocidad óptima oscilaría entre los 80 y 85 km/h máximo.

De igual manera, para tareas de mayor distancia, 700 kilómetros, junto con dos o cuatro paradas a lo largo de la ruta, se necesitará conducir un poco más rápido, pero de nuevo no es recomendable sobrepasar los 85 km/h. La situación cambia para las rutas de larga distancia donde el conductor pasa la mayor parte del tiempo en la carretera y hay únicamente una o dos cargas y descargas. En estas situaciones se puede aumentar la velocidad de crucero, pero se advertirá igualmente en el gasto de combustible.

Volvo Trucks recomienda ir a la velocidad de crucero más baja posible. Si se realiza una misma ruta todos los días y reducimos diariamente en 1 km/h nuestra velocidad habitual, podremos ver el impacto que tiene en la ruta y cómo ese cambio se traduce en una reducción importante del gasto de combustible. Saber seleccionar la ruta correcta que optimice nuestras entregas y comprender cómo manejar la velocidad del camión es clave para convertirse en un conductor eficiente.

“No obstante, es importante tener en cuenta que los datos medios no demuestran que en operaciones de largo recorrido fijar la velocidad de crucero más alta no garantiza una velocidad media real más alta, sobre todo cuando se utilizan los sistemas de ayuda a la conducción como I-See, que gestiona de una forma inteligente la sobrevelocidad que puede utilizar el vehículo, aumentando así la media de la misma en las condiciones más favorables de consumo de combustible, como son las bajadas”, comentó Jorge Moreno, manager de Solutions de Volvo Trucks España.

error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *