La inversión logística en España alcanzó en 2019 su segunda mejor cifra en dieciséis años

La inversión en el sector logístico en España se elevó en 2019 hasta los 1.684 millones de euros, lo que supone un aumento del 7,5% respecto al año anterior, y la mejor cifra para el sector desde el año 2003, según cifras de CBRE, primera compañía a nivel internacional en consultoría y servicios inmobiliarios. El dato posiciona al logístico como el cuarto sector en cuanto a volumen de inversión captado en 2019, al representar el 14% de los 12.133 millones de euros registrados por el conjunto del inmobiliario español en el anterior ejercicio.

La Zona Centro siguió siendo la receptora del grueso de la inversión en el sector logístico, acumulando el 43% del volumen total con más de 675 millones de euros. La cifra supone un descenso respecto a los casi 850 millones de euros que captó en 2018. Cataluña se consolidó como otro gran polo de atracción de inversiones logísticas al recibir el 24% (382 millones de euros) del volumen total, situándose ligeramente por encima de los niveles del ejercicio anterior.

Andalucía y Aragón protagonizaron los dos mayores incrementos de la inversión logística el año pasado. Andalucía irrumpió como tercer actor destacado, atrayendo el 15% (235 millones de euros) de la inversión total a nivel nacional, y Aragón acumuló más de 160 millones de euros en inversión logística (10% del total) desde los 26 millones de euros del año anterior.

El análisis de CBRE destaca además que el 36% del total invertido en el ejercicio pasado corresponde a portfolios, y que el 8,5% se ha invertido en proyectos que están todavía en curso. Además, dentro del propio ámbito de la logística, el 97% de la inversión ha ido a parar a proyectos netamente logísticos y, solo el 3% restante ha recalado en proyectos relacionados con el light industrial.

El ímpetu en la irrupción del e-commerce en nuestro país se encontraría detrás de la preferencia que los inversores han mostrado por el sector de la logística. “La pujanza del e-commerce seguirá animando el mercado de inversión, tanto por el lado de portfolios que saldrán a la venta como por el de las plataformas last mile”, comenta Alberto Larrazábal, director nacional de Industrial & Logística de CBRE.

En cualquier caso, los datos también reflejan una reducción de las operaciones directamente relacionadas con el comercio electrónico en Madrid, pasando de un 21% en 2018 a tan sólo el 6% el año pasado; y Barcelona, donde las operaciones han pasado de suponer el 19%, a representar el 9% del total de inversión. “Esta situación apuntaría a que ha llegado el momento de ampliar a otras ciudades la red logística necesaria para que el e-commerce pueda llegar dar servicio a cualquier consumidor, esté donde esté”, añade el responsable de CBRE.

Protagonismo inversor estadounidense

El dato que no ha cambiado sustancialmente es el origen de esa inversión, manteniéndose Estados Unidos como el principal inversor en logística en nuestro país, incrementando sus cifras desde el 40% al 45% en el último año. También aumenta el protagonismo de Reino Unido en nuestro mercado, elevando el nivel de su inversión hasta el 24% y relegando al inversor español al tercer puesto, con un porcentaje en paulatina reducción que ha pasado del 32% de 2018, al 13% del ejercicio pasado.

Si ponemos la lupa sobre las entidades concretas que han protagonizado las inversiones, Prologis se alza como el actor principal, al acumular el 29% del total del volumen invertido en España durante 2019. M&G ha protagonizado transacciones que, en conjunto, representan el 14% del volumen inversión, seguido por habituales del sector como KIC, Invesco, Roebuck Asset Management, Arrow Capital Partners y GreenOak, todas ellas con porcentajes inferiores al 10%.

Entre las principales operaciones realizadas en el pasado ejercicio destaca la compra de M&G a Goodman en Dos Hermanas (Sevilla); la realizada por KIC a Amazon en el Prat de Llobregat (Barcelona); la compra de Invesco a Pavasal en Vicálvaro (Madrid); o la compra a Pikolin por parte de Roebuck en el centro logístico Plaza de Zaragoza. En 2019 también cambiaron de manos los activos de los portfolios Magna (427 millones de euros), Pulsar (57,8 millones de euros), Columbus (57,1 millones de euros) y Sesé (22,8 millones de euros).

Rentabilidades atractivas

La rentabilidad de los activos logísticos se situó en el cuarto trimestre de 2019 en el 5,10%, en consonancia con países de nuestro entorno como Italia (5,2%) o Irlanda (5,1%) y con tendencia a una mayor compresión en 2020, incluso hasta situarse por debajo del 5%, para acercarnos paulatinamente a países con un sector más maduro como Francia (4,0%), Alemania (3,6%) o Reino Unido (4,5%). En este sentido, Madrid y Barcelona (5,1%) se sitúan en rentabilidades por encima de París (4,0%) y Berlín (3,6%), pero con diferencias más ajustadas con Roma y Milán (5,50%) o Lisboa (6,25%).

Sin embargo, los datos recabados por CBRE también señalan la posibilidad de conseguir mejores rentabilidades en el ámbito de las MidCaps, un mercado que se ha posicionado por encima de la media alcanzando precios de entre un 6% y un 8,5% de rentabilidad. Esto ha provocado que este subsector se haya posicionado en el centro del foco de los inversores acaparando en 2019 un volumen total de 203 millones de euros, lo que supone el 12% del total invertido y un crecimiento de este ámbito concreto de la logística de un 18%, respecto al ejercicio anterior.

Tendencias 2020

Los expertos de CBRE esperan que el interés por el sector logístico e industrial seguirá al alza en 2020 y, según sus previsiones, fomentará el trasvase de inversores provenientes de otros sectores del inmobiliario, lo que propiciará la creación de joint ventures, un mayor interés por productos de last mile, y un enfoque ampliado a otras ciudades y no sólo a Madrid y Barcelona.

“Existe una elevada liquidez en el mercado que animará a seguir invirtiendo en toda España en 2020, con lo que estimamos se podría alcanzar este año un volumen de inversión similar al registrado en 2019. La seguridad y estabilidad que ofrece la inversión en el sector logístico se está traduciendo en que nuevos inversores centren su atención en el mismo”, señala Larrazábal respecto al actual ejercicio.

También se espera que el e-commerce siga actuando como catalizador del sector logístico en todas las ciudades y que, ante la escasez de oferta de suelo logístico en algunas zonas de interés como Cataluña, País Vasco y Málaga, se dará una mayor importancia a la reforma y reconversión de edificios. Por último, CBRE prevé el auge de la automatización, una cada vez mayor importancia en la sostenibilidad, el aumento de las plataformas con entreplantas y multinivel y el ascenso en la actividad tanto portuaria como aérea.

error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *