Tecnología de la elevación: Konecranes moderniza la grúa giratoria en las instalaciones de prueba del DLR para el impulsor de cohetes

Konecranes moderniza la grúa giratoria en las instalaciones de prueba de impulsores de cohetes en el Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt DLR (Centro Aeroespacial Alemán) e instala la tecnología más avanzada para incrementar la eficiencia y la seguridad

Lampoldshausen, las oficinas principales del Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt DLR (Centro Aeroespacial Alemán) es donde se desarrolla la tecnología para los viajes espaciales europeos. Los dispositivos de los impulsores de la estación superior para los cohetes de lanzamiento Ariane se prueban aquí, en las instalaciones de prueba P4. Las pruebas se planifican con gran detalle y los flujos del proceso se monitorizan y se controlan con gran precisión. La grúa giratoria en el tejado del edificio desempeña un importante papel a la hora de preparar estas pruebas. El sistema de la grúa se había quedado anticuado y necesitaba una actualización. Konecranes proporcionó una solución que no solo haría que la grúa fuera más eficiente y segura, sino que reduciría los costes operativos utilizando lo más avanzado en sistemas eléctricos y tecnología de transmisiones.

Alta tecnología en un entorno idílico: La planta de Lampoldshausen del Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt DLR (Centro Aeroespacial Alemán) desarrolla tecnología para la carrera espacial europea. Los impulsores de la estación superior para los cohetes de lanzamiento Ariane se prueban en las instalaciones de prueba P4, con la ayuda de una grúa giratoria de Konecranes.

 

Una zona de 51 hectáreas en el borde sur del Bosque Harthausen en el sudoeste de Alemania que alberga bosques, agricultura, naturaleza y tecnología de última generación para la carrera espacial europea que se desarrolla en este entorno idílico en el Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt DLR (Centro Aeroespacial Alemán). En el Instituto de Propulsión Espacial del DLR, 320 empleados están investigando principalmente la tecnología de los engranajes impulsores para las estaciones superiores de la familia de cohetes de lanzamiento Ariane. Esta tecnología se utilizó para el suministro de la Estación Espacial Internacional ISS y en el desarrollo del sistema europeo de navegación por satélite Galileo. Los engranajes impulsores se prueban en las instalaciones de prueba P4, una de las ocho instalaciones de prueba de Lampoldshausen, en las condiciones a las que se verán expuestos posteriormente cuando se lancen al espacio. Para preparar estas pruebas, se entrega y se descarga valioso equipo de investigación que pesa varias toneladas. Esta es la principal tarea de la grúa giratoria en el tejado del edificio, que tiene cerca de 12 metros de altura. Para actualizar el antiguo sistema de la grúa, DLR contó con la experiencia y la competencia de Konecranes, uno de los fabricantes de grúas y tecnología de la elevación líderes del mundo.

Tras la cura rejuvenecedora: con la ayuda de dos grúas móviles montadas, la grúa giratoria se devuelve al tejado de las instalaciones de prueba P4 en Lampoldshausen bajo la dirección de los expertos de Konecranes. Aquí es donde el DLR prueba los engranajes impulsores para los cohetes Ariane.

 

“Revisamos exhaustivamente la grúa giratoria de 1964 del tejado de las instalaciones de prueba P4 junto con el DLR, desarrollamos un concepto para actualizar el sistema de grúas al nivel técnico más avanzado. Con características como transmisiones reguladas por variadores de frecuencia para el engranaje giratorio y el pórtico aéreo, la grúa giratoria cumple ahora todos los requisitos de las instalaciones de prueba y su funcionamiento”, dice Werner Marquardt, Gerente de Proyectos de Modernización en Konecranes. Los expertos en grúas también reforzaron la estructura de acero y renovaron su recubrimiento contra la corrosión. Se sustituyeron los componentes mecánicos desgastados y se cambió todo el sistema eléctrico de la grúa. Con nuevos puentes peatonales, plataformas y escaleras, Konecranes también mejoró el acceso y la seguridad del sistema de la grúa.

Tras la cura rejuvenecedora: con la ayuda de dos grúas móviles montadas, la grúa giratoria se devuelve al tejado de las instalaciones de prueba P4 en Lampoldshausen bajo la dirección de los expertos de Konecranes. Aquí es donde el DLR prueba los engranajes impulsores para los cohetes Ariane.

 

En el tejado de las instalaciones de prueba de impulsores de cohetes, el sistema de grúas debe soportar temperaturas que van desde los 5 grados bajo cero hasta los 40 grados, con viento, lluvia, sol y nieve en todas las estaciones. Además, en el estado de Baden-Württemberg llueve más que en cualquier otro lugar de Alemania. En 2016, cayeron 965 litros de media por metro cuadrado. “Con los años, todos estos fenómenos meteorológicos han tenido consecuencias en la protección contra la oxidación y en la estructura de acero”, cuenta Werner Marquardt. Por este motivo, los especialistas de Konecranes desmantelaron el contrapeso de 5,5 toneladas antes de retirar la estructura principal de la grúa de 13,8 toneladas. Esto se hizo con la ayuda de dos grúas montadas y colocadas sobre la superficie del terreno. Para el transporte, se colocó una unión roscada entre la pluma y la parte de la base de 3,2 toneladas por seguridad y estabilidad. En una nave de preparación, los expertos en grúas retiraron la pintura mediante pulido con chorro de arena. A continuación, tras un exhaustivo programa de soldadura, se reforzó con éxito y se recalculó la estructura de acero. Finalmente, se recubrió el sistema de grúa con una capa de pintura completamente nueva para protegerla de los fenómenos meteorológicos. Una vez colocada de nuevo en las instalaciones de prueba, la grúa giratoria puede ahora mover cargas de hasta cinco toneladas con un alcance de 15 metros. Además, con un alcance de 10,3 metros, ahora puede transportar cargas de hasta 7,5 toneladas.

Transporte seguro y preciso con unidades CXT

“Al preparar las pruebas de los impulsores de cohetes, se transportan a la zona de pruebas las piezas del sistema como filtros, tapas y tubos, además de material y equipo de investigación técnica utilizando camiones. La grúa giratoria eleva el delicado material desde la superficie de carga y maniobra con precisión hasta la puerta de las instalaciones de prueba. Algunas de las piezas clave pueden llegar a pesar más de 5 toneladas, lo que significa que es necesario trabajar con potencia y delicadeza a la vez”, dice Thilo Kunath, Gerente de Proyectos en DLR. Por este motivo, Konecranes cambió los dos motores de corriente directa del engranaje giratorio y el pórtico aéreo por transmisiones reguladas por variadores de frecuencia. “Hasta ahora, los operarios solo podían seleccionar entre cuatro velocidades. Esto no era eficiente, especialmente con una altura de elevación de 34 metros. Por este motivo, recomendamos al DLR nuestras unidades de la serie CXT”, cuenta Werner Marquardt. Con la nueva tecnología de transmisión, el operario puede ajustar continuamente la velocidad del movimiento giratorio y el pórtico aéreo, por lo que puede controlar los procesos de elevación y transporte con más precisión. Además, necesitan muy poco mantenimiento gracias a sus frenos de disco internos. Otra ventaja: gracias a sus pares de apriete de inicio más bajos, el estrés por impacto se reduce al mínimo. Todo, desde los componentes de la transmisión hasta la construcción de acero e incluso el edificio sufre menos estrés, lo que mejora la durabilidad.

Viento, lluvia nieve: en el tejado de las instalaciones de prueba P4 del DLR, la grúa giratoria con su nuevo recubrimiento puede soportar cualquier tiempo. Con los puentes peatonales antideslizantes y una plataforma más alta, Konecranes también hace que el funcionamiento del sistema sea más seguro.

 

El nuevo sistema eléctrico está dentro de armarios eléctricos de gran calidad y resistentes. Además, un tejado protege el sistema eléctrico de la pluma frente a las inclemencias meteorológicas. También se sustituyeron las piezas mecánicas con signos de desgaste por su antigüedad, los acoplamientos y los dos rodillos guía de cable que guían el cable de acero en la pluma. También se actualizó el concepto de seguridad para adaptarlo a las nuevas directivas sobre maquinaria. Los puentes peatonales y las escaleras circulares se dotaron de placas antideslizamiento y en la grúa giratoria se colocó una nueva plataforma para garantizar los mayores niveles de seguridad posibles al acceder a la misma.

Mejor durabilidad y menores costes para las instalaciones de la grúa

“En nuestras instalaciones de prueba P4, desarrollamos tecnología que permite explorar el espacio. Las pruebas que se desarrollan en ellas son muy complejas. Trabajamos con un calendario muy ajustado. Por eso necesitamos confiar en nuestro sistema de grúa. Konecranes ha proporcionado un asesoramiento excelente durante el proceso. Nos hemos beneficiado de menores costes de mantenimiento y más eficiencia en la preparación de nuestras pruebas. La cura rejuvenecedora que han aplicado los expertos de Konecranes a nuestra grúa giratoria aumenta su durabilidad y los costes de ciclo de vida descienden significativamente”, dice Thilo Kunath, Gerente de Proyectos en DLR.

Viento, lluvia nieve: en el tejado de las instalaciones de prueba P4 del DLR, la grúa giratoria con su nuevo recubrimiento puede soportar cualquier tiempo. Con los puentes peatonales antideslizantes y una plataforma más alta, Konecranes también hace que el funcionamiento del sistema sea más seguro.

 

Konecranes también realiza importantes modernizaciones y actualizaciones en varios sistemas de grúa dentro de España en industrias como: Energía, automovilística, residuos en energía, industria papelera y metalurgia, además del sector de fabricación general. En los últimos meses, Konecranes ha realizado bastantes proyectos de modernización interesantes, desde modernizaciones totalmente eléctricas, que incluyen desde grúas semiautomáticas hasta sustitución y modernización de polipastos y carros, por nombrar algunos, cuenta Roger Faja, Konecranes Industrial Service — Director de EMEA Suroeste.

Todo va perfectamente cuando se prueba la grúa modernizada: Konecranes ha equipado el sistema de grúa en las instalaciones de prueba P4 con un moderno sistema eléctrico y unidades CXT, y ha aumentado la seguridad de todos los que trabajan alrededor de la grúa giratoria. DLR se beneficia de una mayor eficiencia de proceso y menores costes operativos.

 

Konecranes es una de las marcas líderes en el mundo en Lifting Businesses™ y proveedora para empresas de producción y procesos de fabricación, astilleros y puertos con soluciones de tecnología de elevación innovadoras. Además de soluciones de elevación que aumentan la productividad, Konecranes también ofrece servicios customizados en todo el espectro de maquinaria de elevación. 16 200 empleados en 600 ubicaciones en 50 países trabajan para Konecranes. Las acciones de Konecranes cotizan en la bolsa de Helsinki (Nasdaq Helsinki Ltd) con el código KCR1V.

Más información: Konecranes
error0

Un comentario sobre “Tecnología de la elevación: Konecranes moderniza la grúa giratoria en las instalaciones de prueba del DLR para el impulsor de cohetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *